Cambio Digital - Sin hora de cierre : La sucesión presidencial (III)

Boca del Río, Veracruz, México Viernes 17 de agosto de 2018
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo RSS Logo Whatsapp Logo Telegram


El tiempo en Boca del Río, Veracruz:
Reflexión Matutina
La sucesión presidencial (III)
Edwin Corona y Cepeda
Jun 9, 2018 / 11:51
Tetra heroica Veracruz el 9 de junio de 2018.

Carlos Salinas de Gortari fue presidente de México del 1 de diciembre de i988 al 30 de noviembre de 1994. Pese a su declaración de deslinde con el sistema capitalista del neoliberalismo, tanto Miguel de la Madrid como él son considerados como los verdaderos padres de este sistema en México.

Carlos Salinas de Gortari

Carlos Salinas de Gortari marcó un claro parte aguas respecto de las gestiones presidenciales previas de los candidatos del PRI, especialmente las de Luis Echevarría y José López Portillo, rompiendo con el discurso y la ideología del nacionalismo revolucionario que todavía con Miguel de la Madrid trató de presentarse como el soporte ideológico del priismo.

Salinas adelantó una serie de tesis en las que señaló la integración del liberalismo social, que buscaba recuperar lo mejor de la tradición ideológica del liberalismo juarista y de la Revolución Mexicana

Dentro de su mandato presidencial se llevaron a cabo, de manera enunciativa, más no limitativa, las siguientes acciones:


El Tratado de Libre Comercio.

Antes de los años ochenta del pasado siglo, los Estados Unidos habían llevado a cabo un acuerdo comercial con Canadá que eliminó los aranceles y tarifas entre ambos países. Europa, por su parte, avanzaba a grandes pasos en la consolidación de lo que originalmente fue una zona de libre comercio hasta dar forma a la actual Unión Europea.

La administración de Salinas estimó que México debía redefinir los términos de sus relaciones con sus principales socios comerciales y redefinir las hipótesis que habían servido desde la década de los treinta, como soporte para el desarrollo de la economía mexicana, fue así que Salinas inició, primero informalmente, consultas con empresarios de México, Estados Unidos y Canadá para lograr la integración de México al acuerdo comercial originalmente pactado por estos últimos.

Las negociaciones formales del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) iniciaron en 1990 y continuaron durante los siguientes tres años, en que se llevó a cabo la firma del mismo.

La realidad es que el TLCAN ha permitido la inversión extranjera y el establecimiento de empresas trasnacionales en nuestro país, pero no en empleo y salarios, de lo que se deduce que ha fomentado una mayor concentración de la riqueza en pocas manos y la fuga de capitales y de hecho, ningún beneficio ha reportado para el pueblo mexicano. Y si Donald Trump lo quiere desechar, nos haría un gran favor.


La Privatización de Telmex y de la banca

En 1990, Teléfonos de México (Telmex) era una empresa con 16 años de pertenecer al sector público, el servicio prestado por la empresa era motivo de frecuentes demandas en la Procuraduría de la Defensa del Consumidor, así como por los tiempos de espera, en ocasiones de más de 10 meses, para conseguir una línea por lo que el gobierno de Salinas de Gortari decidió ponerla en venta a través de una subasta pública. A pesar de que varios grupos extranjeros ofrecieron cantidades mayores para la compra de Telmex, esta quedó en manos del Grupo Carso, propiedad del empresario Carlos Slim, por lo que éste fue declarado ganador.

La privatización de la banca se llevó a cabo mediante una reforma constitucional a los artículos 28 y 123 que fueron aprobados el 12 de mayo de 1990 en la cámara de diputados y el 21 de mayo en la Cámara de Senadores. Guillermo Ortiz Martínez Subsecretario de Hacienda conjuntamente con Carlos Salinas, fue uno de los responsables de este proceso.

La privatización de la banca proclamada por José López Portillo se inició durante la administración de Miguel de la Madrid cuando el gobierno vendió los primeros paquetes accionarios que permitieron que hasta un 33 por ciento del capital social de cualquier banco fuera capital privado. Esta privatización fue reconocida por el Banco Mundial. En ella se vendieron 18 instituciones financieras bajo el argumento de una mayor competencia, ya que en 1994 se autorizó la entrada de bancos extranjeros.

Hoy en día alrededor del 90 % de la banca es extranjera y se ha concentrado en pocas manos, como consecuencia de las pésimas decisiones de Salinas y de sus sucesores en la presidencia de la República.

La relación Iglesia-Estado


La estúpida conducta de José López Portillo de llevar a la residencia oficial de Los Pinos al Papa Juan Pablo II, cuando aún no existían relaciones con el Vaticano, puso de manifiesto la incapacidad del Estado para aplicar la legislación. Además ya los curas se habían convertido en los principales promotores de las críticas al contenido laico de la Constitución.

Salinas se dio cuenta de la importancia de la Iglesia en la actitud religiosa y cuasi fanática del pueblo mexicano e inició desde su campaña a la presidencia una política de acercamiento con los obispos mexicanos en sus lugares de origen. Después de la elección, la Iglesia ofreció a Salinas un gesto de agradecimiento simbólico cuando tres sotanudos (Ernesto Corripio Ahumada, Genaro Alamila Arteaga y Girolamo Prigione, representante del Vaticano) asistieron a la toma de posesión de Salinas el 1 de diciembre de 1988. A partir de esa ocasión se dio inicio a una serie de acercamientos y negociaciones que culminaron en 1992 al ser presentada por el PRI ante el Congreso de la Unión una iniciativa de reformas a los artículos 3, 5, 27, 28 y 130 de la Constitución. Estas reformas modificaron radicalmente la relación gobierno - iglesia, especialmente con la iglesia católica. El siguiente paso ocurrió cuando se reanudaron, luego de más de un siglo de estar interrumpidas, las relaciones diplomáticas entre México y el Vaticano.

Carlos Salinas fue, en este sentido, el primer presidente mexicano en recibir a un Papa (Juan Pablo II) como Jefe del Estado Vaticano y solo faltó, que, cómo Vicente Fox, le besara el anillo, (no es albur).

Hoy en día, esta nueva legislación otorga personalidad jurídica a las iglesias y devolvió parcialmente los derechos políticos a los curas que ahora pueden votar y efectuar declaraciones de tipo político para inducir una elección.


La Reforma Agraria


El artículo 27 de nuestra la Constitución Política establecía la obligación del gobierno de dar tierra a todo el que la solicitara, más poniendo como pretexto, no la incapacidad gubernativa para hacer producir al campo, sino señalando que el ritmo de crecimiento de la población en las zonas rurales era mucho mayor del que se había registrado en toda la historia de México y que la calidad de las tierras en México es desigual, pues buena parte del territorio nacional no cuenta con irrigación suficiente para mantener una agricultura comercial, así como que los sectores industrial y de servicios no estaban en condiciones de absorber los excedentes de mano de obra que el crecimiento de la población rural generaba, Carlos Salinas señaló que : «El reparto masivo de tierras ha concluido», declaración que inició un ambicioso programa de reformas constitucionales y legales, que culminaron cuando el 1 de noviembre de 1991, Salinas anunciaba durante su tercer informe de gobierno la decisión de impulsar una profunda reforma a la Constitución y a las leyes en materia agraria, a fin de hacer posible la venta de los ejidos. Esta reforma fue aprobada por la Cámara de Diputado el 7 de diciembre de 1991 y por el Senado el 12 de diciembre de ese año.

En un sentido más real, lo que puso punto final a la reforma agraria, iniciada en el Revolución de 1910, fue su concepción, desde tiempos de Echeverría de ser un instrumento de control social y compra de votos más que como una efectiva solución de los problemas en el agro mexicano.


Solidaridad.

Al día siguiente de su toma de posesión, el 2 de diciembres de 1988 se puso en marcha el programa Solidaridad, como primera acción del gobierno de Salinas para lograr mayor justicia social donde no solo era necesario el apoyo del gobierno, sino también la participación organizada de la población, impulsados con un sentimiento de nacionalismo y de desarrollo social.

Durante los seis años de gobierno de Salinas de Gortari, oficialmente se invirtieron casi 18,000 millones de dólares, de los cuales el 67 por ciento fue de recursos federales y el resto de gobiernos locales e inclusive de los participantes.

Las tareas realizadas fueron de índole diversa destacando, entre otras , la rehabilitación y construcción de escuelas, la organización de la población para introducir agua potable a sus comunidades, la introducción de servicio eléctrico en comunidades rurales, la rehabilitación y construcción de clínicas y hospitales, la pavimentación de colonias populares, la entrega de más de 2 millones de escrituras y títulos de propiedad en zonas irregulares y más de un millón de Créditos a la Palabra a campesinos.

Así mismo se señala que este programa dio origen a la construcción de más de 20,000 kilómetros de caminos rurales así como la reconstrucción de 15,000 kilómetros de carreteras y la instalación de más de 14,000 tiendas de abasto comunitario.

Sin embargo y ello está comprobado, la desigualdad entre los más favorecidos y los más jodidos se disparó durante el sexenio de Salinas. En 1991, el país tenía a dos hombres con una fortuna superior a los 1,000 millones de dólares en la lista de la revista Forbes y en 1994, al final del sexenio de Salinas, ya eran 24. Y el más acaudalad de todos, señalado como el hombre más rico del mundo era Carlos Slim, beneficiario de la privatización de Telmex.

Con algunas modificaciones y con el nombre de PROGRESA durante el sexenio de Ernesto Zedillo, OPORTUNIDADES durante el sexenio de Vicente Fox, y PROSPERA en 2014 con la presidencia de Enrique Peña Nieto, estos programas han seguido constituyendo el argumento principal de la política social del gobierno mexicano, aunque la ex titular de la misma, Rosario Robles, junto con el candidato del PRI José Antonio Meade aún no responden a la acusación de haber dispuesto de una gran parte de los fondos de la actual Secretaría de Desarrollo Social. (SEDESOL)

Y aunque aún queda en el tintero mucho que escribir sobre la gestión de Carlos Salinas de Gortari y que lo haré en mi próxima entrega, no quiero dejar de mencionar que el12 de mayo del 2009 se desató una gran polémica en torno a su persona y la de su hermano Raúl Salinas de Gortari, por declaraciones efectuadas a un diario norteamericano por el expresidente Miguel de la Madrid, sobre el desempeño de Salinas de Gortari como presidente. Éstas, de las que al día siguiente se retractara de la Madrid, incluían acusaciones de desvío de recursos de procedencia federal.

(Continuará)

¡QUE TENGAN UN BUEN DÍA!


* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.


CD/YC
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio