Boca del Río, Veracruz, México Miércoles 26 de septiembre de 2018
Logo Twitter Logo Facebook Logo Instagram Logo YouTube Logo RSS Logo Whatsapp Logo Telegram


El tiempo en Boca del Ro, Veracruz:
Reflexión Matutina
Ni por la silla regresaron
Edwin Corona y Cepeda
Sep 14, 2018 / 08:37
El 14 de septiembre del 2018.



Lugar preponderante para la práctica del buceo deportivo desde hace más de medio siglo, lo representa la Laguna de la Media Luna vaso lacustre interior ubicado en el Valle de Rio Verde en el Estado de San Luis Potosí.


Instructor Internacional de Buceo.

Dedicado a Pedro Neri,

Comisario Ejidal de El Jabalí.



La historia de su descubrimiento para la actividad subacuática parte de principios de la década de los años 60 del pasado siglo, cuando un potosino de apellido Oviedo originario de El Refugio convenció a los primeros instructores de la YMCA, Luis Andrade, Virgilio Uribe, Emilio Iniestra y Elfego Ruiz de la Vega de conocer este lugar, del que hablaba maravillas. Tras mil súplicas ruegos y haciéndose del rogar accedieron a los deseos de Oviedo y cuando regresaron a las instalaciones de Ejército Nacional hablaron maravillas de su viaje.



Poco después, enterados de este descubrimiento el Club de los Hombres Rana de Tampico y Ciudad Madero, encabezados por el “Negro” Guillermo Galdi y “Chito” Pacheco efectuaron una inmersión en la que localizaron las primeras piezas arqueológicas atribuidas a la cultura pame en dicho manantial. El hallazgo, un tanto casual, ya que Galdi, lastrado para un buceo en mar se iba al fondo sin control y para detenerse se aferró a una rama de árbol que sobresalía de la ladera, cuyo desprendimiento dejó al descubierto los primeros ídolos y apastes de tan primitiva cultura.



Meses después los miembros del Grupo de Exploraciones Subacuáticas (GESA) encabezados por Carlos Ríos Duran, el “Tin - Tan “ Mancilla y Manuel Ruiz, llevaron a cabo la primera filmación del buceo en la Media Luna, documental que fue presentado en una de las Semanas de Buceo organizadas en el Centro Médico por el Dr. Miguel Guzmán Peredo.



Motivado por estas noticias a fines de 1968 llegué a la Media Luna tras un penoso viaje, ya que la carretera de San Luis Potosí a Rio Verde atravesaba la Sierra de Altar era angosta, sinuosa y con una curva tras otra lo que la hacía sumamente peligrosa. Y preguntando por aquí y por allá finalmente logré llegar a la Laguna de la Media Luna tomando la desviación de El Refugio para llegar al Ejido El Jabalí y luego al lugar denominado El Zapote, donde mi carro ya no pudo entrar pus el camino era un lodazal, por lo que me vi obligado a tomar un “Sulky”, carruaje de madera de tipo faraónico tirado por un buey y dirigido por un ranchero que, anocheciendo, me dejo en la entonces pantanosa orilla donde a duras penas logré montar mi tienda de campaña y a la mañana siguiente realice mi primera inmersión con tanque en tan espectacular lugar.



Cuando se me había terminado la dotación de aire con la ayuda de mis aletas me acerque a la orilla y cual sería mi sorpresa al ser recibido por un hombre de buena estatura, blanco de alrededor de 50 años, blanco bigote, gorro de leñador canadiense y tremendo pistolón al cinto. El individuo en cuestión llevaba tras sí, en calidad de “sherpas” a cinco lugareños que cargaban algo así como un cajón mortuorio de madera. Con la mano derecha en la pistola el ranchero me preguntó: ¿Está usted buceando?, No, le contesté, estaba buceando. El hombre sonrió y me preguntó ¿podría enseñarme a bucear?, Clatro, replique, solo que el aire de mi tanque se ha agotado: No se preocupe, me contesto eso lo arreglamos ahora mismo. Y volteando hacia sus porteadores les indicó, Saquen todo muchachos. Estos abrieron el cajón y para mi sorpresa dentro había una compresora de aire y un par de equipos de buceo nuevecitos.



El personaje en cuestión, era Herón Altamirano Vidales, rico hacendado potosino quien pronto se convirtió en la leyenda del buceo en esa zona, siendo el fundador de la Delegación de la Federación Mexicana de Actividades Subacuáticas en el Estado de San Luis Potosí.



Mientras tanto, la fama de la Laguna de la Media Luna y sus hallazgos entre los que se encontraban las piezas prehispánicas y osamentas de animales antediluvianos se fue extendiendo y cobro fama universal con reportajes en varias revistas especializadas en buceo en Estados Unidos, Francia y Alemania.



Esto ocasionó que un grupo de buceadores americanos procedente de Houston, Texas ocurriera con frecuencia para llevar fuera del país a los elementos arqueológicos y las, osamentas antediluvianas allí encontradas, por lo que se solicitó la intervención del ejército para evitar este robo. Sin embargo al entonces encargado del retén militar en el área le valió bolillo y los gringos continuaron con el despojo. Y esta fue la primera ocasión en la que los ejidatarios de El Jabalí se manifestaron en contra de estos sátrapas a los que amenazaron con incendiar su avioneta y apenas si salieron literalmente volando y jamás regresaron.



Pasó el tiempo y en la época presidencial de Luis Echeverría, siendo Secretario de Recursos Hidráulicos Leandro Rovirosa Wade se tuvo la genial idea de sacar el agua de la laguna mediante maquinaria especializada y tubería establecida ex profeso, no con el fin de ayudar a los agricultores, sino de “hacer obra” sin ningún fin significativo y cuando Echeverría fue a inaugurar dichas instalaciones los ejidatarios de El Jabalí demostraron otra vez su unión e impidieron la inauguración de esta absurda instalación.



Sin embargo, la maquinaria de extracción continuaba a la orilla de la laguna, pero muna noche, misteriosamente fue dinamitada y se fue la fondo de la laguna de donde, ya inservible fue rescatad un par de años después. A acción, que jampas se pudo aclarar se adjudicó a los ejidatarios de El Jabalí.



Otras historias similares han ocurrido en la Laguna de la Media Luna, cuya fisonomía, con el paso de loa años ha ido poco a poco cambiando, hasta convertirla en un balneario de fama internacional, con una gran afluencia de visitantes que dan fuerza y vigor a las instalaciones administradas por el Ejido de El Jabalí.



Mucho más habrá que contar sobre este vaso lacustre, pero en una nota sobre el particular me informan que por el año 2013 llegaron a "regentear” los precarios negocios allí establecidos un grupo de delincuentes procedentes del norte del país, quienes al haber estudiado detenidamente el flujo de personas y el cobro que se hace por acceder a este manantial, un buen día del mes de septiembre, estos malhechores se presentaron fuertemente armados a la caseta de cobro ubicada en la entrada del actual balneario , para informar a los ejidatarios de El Jabalí s que administran este lugar, que a partir del siguiente lunes -pasando el fin de semana, que es cuando ellos suponían que las cajas se encontraban "llenitas de lana" - pues ellos pasarían por su módica comisión de $10,000 pesos semanales y así sería cada lunes, hasta nuevo aviso.



Esta amenazante petición causó una gran tristeza y una enorme angustia a los ejidatarios de El Jabalí, quienes desesperados se pusieron de acuerdo de que los hombres, todos los hombres del ejido, ¡ absolutamente todos!, esperarían a los delincuentes con las herramientas y armas rusticas que poseían en esos momentos, para defenderse ante tal acto de vandalismo... por lo que los pobladores varones, el esperado lunes se concentraron en pie de guerra en el manantial, no sin antes dejar bien resguardados a sus hijos, madres, hermanas, esposas, niñas... para salir a defenderse a como diera lugar.



El lunes siguiente, ya transcurrida la mañana, llegaron los delincuentes a bordo de cuatro camionetas de lujo y armados con metralletas para enfrentar a los ejidatarios de El Jabalí que se encontraban parapetados tras la caseta de cobro de La Media Luna.



Con esto la situación tomo un cariz crítico, ya que los delincuentes se percataron que los humildes ejidatarios no eran tan "mansitos", por lo que

decidieron bajar de sus camionetas, preparados para disparar sin miramiento contra los opositores, pero de pronto y por detrás de ellos surgieron como salidos de la nada cientos de mujeres, niñas, madres, cuñadas, primas y niños con palos, piedras, sartenes, molcajetes, martillos y palas, para enfrentarlos también!!!!!! Los ejidatarios del Jabalí defensores de la Media Luna quedaron también sorprendidos ante tan inesperado arribo.



Los delincuentes espantados ante tan sorpresivo ataque huyeron como ratas asquerosas y hasta la fecha, como dice el corrido, ni por la silla del caballo han regresado.







SER COMO EL MAR.

Poesia de Antonia Martínez Wolf.



Gracias mar por tu constante dádiva.

Por oírte, por verte

y por sentir tu aroma inconfundible.

Porque me abrazas cuando entro en ti

y me consuelas cuando lloro en tu orilla.



Por ser el templo

donde agradezco a Dios la vida

y ser quien soy.



Porque te conocí desde mi infancia

y te amé desde entonces sin reservas

Porque sé que la sangre de mis venas

es casi agua de sal.



Porque si no te miro te presiento

escondido tras duna y arboleda

desde donde me gritas con tus voces de agua

y te llegas a mi

entre oleadas de peces y sargazo.

porque sí, porque quiero

doy mi canto como fugaz ofrenda

y me quedo esperando que lo aceptes.

Te quiero tanto mar ... te quiero tanto.







COMENTARIOS

El pueblo es el que nada.- Solo que en su ignorancia no lo sabe.- Maestra Carmen López.



PICADAS JAROCHAS.

PREGUNTA ORTOGRÁFICA-



La Maestra;

A ver niños, si yo digo estoy buscando marido ¿en qué tiempo estoy hablando

Pepito:

En tiempo perdido maestra.



¡QUE TENGAN UN BUEN DÍA!




* Las opiniones y puntos de vista expresadas son responsabilidad exclusiva del autor y no necesariamente reflejan la línea editorial de Cambio Digital.



CD/YC
COLUMNAS
Logo Inferior

Teléfono: (229) 922-97-15 / redaccion@cambiodigital.com.mx

/
/
/
/
/
Consejo Editorial

Derechos Reservados® Cambio Digital 2015
Logo Radio